DISECCIÓN DEL CALZADO PARA CARRERA-RUNNING

 

 

EL CORTE O PALA 

 

Es la parte que adapta la suela y entresuela al pie, permitiendo un buen ajuste del calzado deportivo a la funcionalidad dinámica del pie durante la carrera.

 

Podemos dividirlo en:

-          Plantilla interior

-          Forro

-          Contrafuerte

-          Sistema de cierre o acordonamiento

 

144

 

 

LA PLANTILLA INTERIOR

 

La plantilla interior tiene una gran importancia por ser el elemento que se encuentra en contacto directo bajo el pie.

 

Las características de los materiales que la forman y su espesor, irán  íntimamente ligadas a la estrategia que cada fabricante haya pensado con respecto;

 

-          a la absorción de impactos, incluyendo materiales amortiguadores y cazoleta.

-          al control de la fricción entre el calcetín y la superficie de la plantilla.

-          al sistema de transpiración y eliminación del sudor.

 

149

La plantilla debe de estar unida pero no pegada al piso, para poder sustituirla o simplemente ventilarla y limpiarla.

 

Una de las formas más factibles de personalizar el calzado,  es diseñar una plantilla para cada pie e individuo, algo que ya estamos realizando los PODÓLOGOS que nos dedicamos al pie del deportista. De esta manera nos aproximaríamos a un calzado mucho más personalizado, más funcional … menos estándar. Además obtendríamos una fórmula de prevenir, en determinados deportes e individuos, las lesiones más frecuentes.

 

 

 

 

 

EL FORRO

 

Las características del tejido del cierre, dependerán del tipo de actividad a la que va dirigido el calzado. Teniendo en cuenta:

 

-          El confort climático en el interior de la zapatilla, según la temperatura exterior y la generada por el propio pie. Permitiendo la evaporación del sudor, en sentido unidireccional. En el calzado tipo trail, creando una barrera externa protectora que impida la penetración del agua al interior del calzado.

 

-          Capacidad de adaptarse a los cambios de volumen que pueda sufrir el pie, tanto por el propio movimiento como por la dilatación o aporte sanguíneo que necesite.

 

-          Aportación al control del movimiento mediante el diseño de los elementos externos, muchas veces de simple adorno, que junto al cordón ayudan a la correcta sujeción del pie sobre la zapatilla.

 

-          Protección en zonas de mayor exposición a traumas, como por ejemplo la puntera en el calzado para correr por terreno irregular.

 

Cuidado y protección de las costuras internas que pueden provocar puntos de fricción, tanto a nivel dérmico como en salientes óseos.

 

 

LA TRASERA O CONTRAFUERTE

 

147

Debemos prestar especial atención a esta parte del calzado en lo que se refiere a su altura, anchura, dureza y protección del tendón de Aquiles.

 

 

La altura y  anchura dependerán de la morfología del pie, y por tanto, de la horma que el fabricante haya utilizado para ese tipo de calzado. 

 

 

Es importante señalar la distinción entre la horma del calzado para mujer y la del hombre, que en casos concretos y por la morfología del pie, nos puede ir muy bien para aconsejar a un hombre un calzado deportivo de mujer o viceversa.

 

 

 La rigidez del contrafuerte, como ya hemos apuntado, forma parte de aquel sistema de confinamiento del talón que en presencia de cierta hiperlaxitud nos ayudará a mejorar el trabajo de absorción que realiza la grasa plantar de nuestro talón. Además de presentar una escotadura en la zona del tendón de Aquiles, suficientemente  protegida  y acolchada para evitar una irritación en esta parte, mientras realizamos el movimiento de flexo extensión del pie.

 

 

 

SISTEMA DE CIERRE O ACORDONAMIENTO

 

 

El cordón es el único elemento del calzado que permite personalizar éste al pie.

Según el tipo de fibras y su entrelazado obtendremos un cordón con más o menos elasticidad, lo cual es importante para asegurar un perfecto cierre y sujeción del pie al calzado según  los cambios volumétricos del pie en función del esfuerzo y las condiciones climáticas.

 

 

Es importante regular la presión del cordón sobre el empeine. Aquí juega un papel importante la lengüeta, que tiene que estar lo suficientemente acolchada para que la distribución de las presiones queden bien repartidas sobre el empeine.

 

En condiciones de frío, el volumen del pie no será el mismo al comienzo de la carrera que pasados unos minutos, cuando el aporte sanguíneo es mucho mayor y dilata al pie. 

 

 

Por lo tanto, es recomendable reajustar el cordón para no crear puntos de presión sobre zonas del empeine que no están muy protegidas por la piel. 

 

 

Normalmente el calzado de carrera destinado a entreno suele llevar un cordón de sección transversal redonda y de fibras más elásticas que el calzado de carrera para competir tipo racer, donde el cordón es plano y poco elástico.

 

La sección del cordón esta relacionado con la mayor o menor facilidad de que se desate el nudo que hemos realizado. Así es más fácil que se deshaga el nudo con un cordón cilíndrico que con uno plano.

 

Otro punto interesante, que tiene que ver con el reparto de las presiones que ejerce el cordón con el empeine, es si el calzado dispone de ojetera tradicional o el sistema de presillas. Las presillas regulan de una forma mucho más simple las presiones en todo el recorrido del cordón por el empeine que las ojeteras tradicionales. Esto es fundamental cuando pensamos en la elasticidad del cordón y el cambio de volumen del pie, de forma que existirá un auto ajuste de las presiones por el deslizamiento del cordón entre las presillas de sujeción.

 

La conjunción de todos estos elementos permitirá, un mejor ajuste del calzado deportivo al pie y esa sensación “guante”  de confort y comodidad, que todo buen corredor tanto desea.

 

                                                                                                                                       Copyright © Jose A. Macón Hernangómez

Inicio de sesión

Cube3D

Para parar el cubo, haz click encima.